La hora en Ereván: 11:07,   20 de mayo de 2024

Aram Jachaturián: "Gran refutación del mito de nuestra pequeñez… o certificado de civilización del pueblo armenio"

Aram Jachaturián: "Gran refutación del mito de nuestra pequeñez… o certificado de civilización 
del pueblo armenio"

EREVÁN, 7 DE JUNIO, DIARIO “REPÚBLICA DE ARMENIA” / ARMENPRESS. "No importa cómo fluctúe yo entre diferentes idiomas: Sigo siendo armenio, pero un armenio de Europa, no un armenio de Asia. Junto con otros compositores armenios haremos que Europa y el mundo escuchen nuestra música. Y cuando escuchen nuestra música, la gente dirá seguramente: Cuéntennos sobre ese pueblo, muestren el país que crea este arte…".

Aram JACHATURIÁN

El clásico de la música mundial que abrió sus ojos en el hogar del encuadernador Elías radicado en Kochorí, cerca de la capital georgiana, solo a los 19 años conocería las notas musicales. En 1913 había sido aceptado en la Escuela de Comercio de Tbilisi, aunque en la profundidad de su alma vibraba con la música, habiendo aprendido por su cuenta a tocar instrumentos de viento, para luego ingresar en el conjunto de vientos. En 1915, cuando la manada de hienas turcas comenzó a desangrar a los armenios occidentales en su tierra natal, la familia Jachaturián, aterrorizada, emigró a Iekaterinograd (Krasnodar), donde vivía su hijo mayor. Afortunadamente, los jenízaros no invadieron Tbilisi (Georgia) y regresaron a casa. En 1921, su hermano Surén llevó a Aram, de 18 años, a Moscú, donde demostraría su talento. Admitido en la Escuela de Música Gnessin, comenzó a familiarizarse con el abecedario de la música. Debido al entorno favorable, pronto salió a luz su talento musical. Gnessin ofreció a su alumno tomar clases magistrales de composición, luego de lo cual el Conservatorio de Moscú le abriría sus puertas. Terminó sus estudios con excelentes notas y creó su primera gran obra: "La Primera Sinfonía". Durante este tiempo también escribió música para teatro, incluyendo la serie "La viuda de Valencia" y la mundialmente famosa "Mascarada", así como un concierto para piano y orquesta sinfónica.

En 1939, el compositor creó su primer ballet, que originalmente tituló "Alegría". Más tarde sería revisado y rebautizado como "Gaiané".

La vida del músico genial estuvo llena de cosecha creativa: música para representaciones dramáticas y películas, canciones, música religiosa, concierto para violín, segunda sinfonía, concierto para violonchelo y orquesta sinfónica, tercera sinfonía, poema sinfónico. En el mundo de la música había comenzado el período triunfal de la música de Jachaturián: giras de conciertos por toda la interminable Unión Soviética: Leningrado, Kyiv, Ereván, Tbilisi, Sochi, Jarkov. En 1950, Roma fue la primera ciudad de la gira mundial de Aram Jachaturián. Luego, una serie de triunfos en 42 países de todos los continentes, encuentros con muchas figuras culturales de fama mundial: Sibelius, Hemingway, Chaplin, Dali, otros…

El famoso compositor también comenzó a enseñar en los años 50, dictando clases en el Instituto Gnessin y el Conservatorio de Moscú. Más tarde, muchos de sus alumnos armenios, rusos y extranjeros se convertirían en artistas famosos y recordarían a su gran maestro con gratitud y orgullo.

En 1956, se representó el ballet "Espartaco", joya de los escenarios mundiales, con motivo del cual, quizás, quedan las palabras de admiración del famoso luchador por la libertad Ernesto “Che” Guevara. "La música de Aram Jachaturián es inmortal. En ella está el alma del pueblo armenio, el espíritu de lucha y de victoria…”

También es oportuno recordar las palabras de homenaje a uno o dos de los clásicos de la música. "Cuando piensas en la grandeza cultural de Jachaturián, te das cuenta de que sus raíces se encuentran en una combinación única de su talento para pintar, de su pertenencia nacional, de su pensamiento innovador y, al mismo tiempo, de su adhesión a las tradiciones clásicas", dijo el famoso compositor y pianista ruso Dmitry Shostakovich. Y el maestro de ballet y coreógrafo Yuri Grigorovich escribió: "Jachaturián reveló nuevos sonidos llenos de energía, temperamento, fuerza, variedad de ritmos, abundancia de colores, que eran típicos de su talento. En la música mantuvo toda la calidez del sur. Las obras de Jachaturián son sorprendentemente apropiadas para ballet y se absorben rápidamente con la danza. Crean, evocan e inspiran nuevos movimientos e imágenes plásticas con la velocidad del rayo. Pocas personas tienen tales habilidades, no todos son capaces de crear la llamada música plástica". Escuchemos también al violinista de fama mundial David Oistraj. "Le debo a Aram Jachaturián y a su concierto para violín un gran reconocimiento en el extranjero. Con esa obra me recibieron cordialmente y con los brazos abiertos aún en los lugares donde no había tenido la suerte de actuar antes".

Tanto con el pincel mágico de Martirós Sarián como con la música cosmopolita de Jachaturián, la humanidad civilizada dirigió su atención con una mirada dulce al país de Armenia, casi invisible en el mapa político mundial. Desde este punto de vista, es más que rotunda la observación profética del poeta Hamó Sahián. “Aram Jachaturián se ha convertido en una gran refutación del mito de nuestra pequeñez, se ha transformado en un símbolo que permite comparar a nuestro pequeño pueblo con los grandes, en un certificado de nuestra civilización"…

Está todo dicho a despecho de los bárbaros.

Hakob SRAPIÁN








youtube

AIM banner Website Ad Banner.jpg (235 KB)

Todas las noticias    

Tomorrow  Mañana

Digital-Card---250x295.jpg (26 KB)

12.png (9 KB)

Acerca de

Dirección:Armenia, 0002, Ereván, 22 Saryan St., Armenpress
Teléfono:+374 11 539818
Correo electrónico:contact@armenpress.am