La hora en Ereván: 11:07,   20 de mayo de 2024

Directora del Instituto Lemkin exige que lo hecho por Azerbaiyán en Nagorno Karabaj se denomine genocidio

Directora del Instituto Lemkin exige que lo hecho por Azerbaiyán en Nagorno Karabaj se 
denomine genocidio

EREVÁN, 8 DE ABRIL, ARMENPRESS. Armenpress dialogó con la directora ejecutiva del Instituto para la Prevención de Genocidio Lemkin, Eliza von Yoden-Forgy, sobre los acontecimientos ocurridos en Nagorno Karabaj, las posibilidades de la población armenia de regresar a su patria y otras cuestiones.

 

Al respecto, mencionó que es necesario que la comunidad internacional dé pasos claros hacia Azerbaiyán, ya que dictadores como su presidente Aliyev, que están cometiendo genocidio, no se detendrán hasta que alguien los detenga.

- El Instituto Lemkin para la Prevención del Genocidio siempre ha advertido y expresado su preocupación por los acontecimientos que tuvieron lugar en Nagorno Karabaj el año pasado, calificándolos de genocidio por parte de Azerbaiyán. Ahora que todas sus advertencias se han hecho realidad y Nagorno Karabaj se ha quedado efectivamente sin población armenia, ¿qué cree que debería haber hecho la comunidad internacional para impedir la expulsión forzosa de personas de etnia armenia de su patria?

- Había tantas cosas que se podían hacer, por lo que es muy decepcionante. Fue decepcionante y sorprendente para el Instituto Lemkin que la comunidad internacional no hiciera más de antemano. Dado que existía una situación tal que Azerbaiyán iba a cometer genocidio, consideramos que la presión de Occidente sobre Azerbaiyán era la solución perfecta para prevenirlo, teniendo en cuenta el hecho de que Azerbaiyán tiene relaciones comerciales, económicas, militares y estratégicas con los países de Occidente, gracias a los cuales Occidente ha apoyado a Azerbaiyán. Y Azerbaiyán dejó claro que tiene intenciones genocidas hacia los armenios y, en particular, hacia los armenios de Artsaj. Entonces todo parecía bastante claro. Sin embargo, hubo un silencio inquietante sobre lo sucedido, y las amenazas públicas de Aliyev y el odio hacia lo armenio nunca fueron contrarrestados. Entonces, ¿qué podría hacer el mundo? Podrían imponer sanciones a Azerbaiyán. Podrían hablar en voz alta sobre el odio genocida armenio de Aliyev. Podrían amenazar con aislar a Azerbaiyán a nivel de la ONU. También podrían utilizar mecanismos legales para retirar Azerbaiyán. Y, sobre todo, podrían haber utilizado la diplomacia entre bastidores más de lo que lo hicieron. Es una parte de la diplomacia que no vemos. No creo que se haya presionado mucho a Azerbaiyán para que cambiara su manera de actuar, su camino. Aliyev sabe que vive en la impunidad. Y, como otros tiranos genocidas, revisó la situación pieza por pieza; primero hubo una guerra en 2020, después de 2020, Azerbaiyán ocupó lentamente los territorios de la República de Armenia, después de lo cual hubo una guerra de agresión de Azerbaiyán en septiembre de 2022, luego el bloqueo de Nagorno Karabaj en diciembre de 2022, luego la construcción del puesto de control de Hakari en abril de 2023, y Aliyev simplemente presionó y presionó. Y cada vez que hizo eso, la comunidad internacional continuó negociando la paz y siguió complaciéndolo, y el resultado siempre es genocidio cuando se trata de un dictador genocida. Tenían que resolverlo.

- ¿Ve alguna posibilidad de que la población armenia de Nagorno Karabaj pueda regresar a su patria si cuenta con garantías internacionales claras y sólidas? Según usted, ¿qué puede o debe hacer la comunidad internacional al respecto?

- Es muy difícil para la población desplazada regresar a sus hogares. Si nos fijamos en los ruaingás o los darfuríes, si nos fijamos en los cristianos, los yazidíes y otras minorías en Irak, a pesar de que ISIS ya no está en el poder, todavía no han podido regresar plenamente a sus hogares ancestrales. Es muy difícil, pero en el Instituto Lemkin vemos el hecho de que la mayoría, la abrumadora mayoría, de la población de Artsaj todavía está viva. Es una bendición. Es raro que alguien tenga la oportunidad de deshacer los efectos del genocidio, pero tenemos esa oportunidad y debemos aprovecharla para traerlos a casa y garantizar su seguridad porque esta civilización tiene 4.000 años. No sé si el mundo occidental valore lo que significa tener 4.000 años de civilización continua, pero es algo que no puede ser reemplazado. Una vez que desaparece, desaparece para siempre. Se necesitaron 4.000 años para construirlo y el mundo necesita absolutamente esta diversidad. Así que ya no podemos perder estas antiguas comunidades. La gente debería tener derecho a vivir en sus hogares ancestrales. Esto es difícil para Armenia, porque Armenia se encuentra en una situación geopolítica muy complicada. Así que todo lo que se necesita es que el mundo occidental lo impulse, porque de lo contrario significaría que ese genocidio podría ocurrir sin oposición alguna y en un clima de total impunidad, y Azerbaiyán se beneficiaría de ello. En ese caso, todo el mundo utilizará el genocidio en el siglo XXI. Quien quiera usarlo lo usará así. Utilizarán este formulario porque funcionó para Azerbaiyán. Ven que así sucede y que así es posible ganar. La cuestión es que los estados pueden tener desacuerdos sobre ciertas cuestiones, incluso sobre el territorio, pero hay una población como la de Artsaj, que tiene todas las razones para la autodeterminación, siempre han estado en Nagorno Karabaj. Según mi comprensión de la historia, nunca han estado directamente bajo dominio extranjero sin cierto nivel de autonomía y control local. Durante todos los imperios que gobernaron Artsaj, exigieron independencia y autonomía hasta la formación de la República de Armenia y la República de Azerbaiyán. Artsaj era una región autónoma de la Unión Soviética. Cuando la Unión Soviética comenzó a colapsar, Artsaj volvió a exigir la independencia o la anexión a Armenia. El pueblo de Artsaj viene anunciando esto desde hace mucho tiempo, y el mundo debería tomar en serio esos anuncios. Ya no vivimos en tiempos coloniales donde los gobiernos pueden simplemente desalojar a las personas porque necesitan tierras. Las cosas no funcionan así en un mundo basado en reglas. Si el mundo occidental quiere vivir en un mundo basado en reglas, también debe encontrar formas de hacer cumplir ese orden basado en reglas. Y ahora está sucediendo lo mismo que ocurría antes del 19 de septiembre de 2023, cuando Azerbaiyán cometió genocidio. Y eso significa que realmente se debería obligar a Azerbaiyán a sentarse a la mesa de negociaciones para que se pueda llegar a algún tipo de solución con el pueblo de Artsaj para que pueda vivir en sus hogares ancestrales con un autogobierno pacífico y seguro. Creo que la comunidad internacional debería insistir en que se resuelva la cuestión de la autodeterminación del pueblo de Artsaj.

- Tras la deportación forzosa de armenios en septiembre de 2023, el Instituto Lemkin también expresó su preocupación por las detenciones ilegales de los ex líderes de Nagorno Karabaj, advirtiendo sobre los peligros para sus vidas. En este sentido, ¿qué pasos debería tomar el mundo para liberarlos y qué medidas se pueden aplicar?

- Creo que deberíamos cambiar el lenguaje utilizado aquí. Concierne a la comunidad internacional, y especialmente a los diplomáticos de las Naciones Unidas. No existen suficientes medidas de represalia contra los términos utilizados por Azerbaiyán. Azerbaiyán afirma que los ex dirigentes de Nagorno Karabaj son prisioneros legales porque son terroristas y separatistas. Éste es un lenguaje altamente politizado y simplemente no es cierto por las razones que destaqué hace un momento. La mayoría de ellos son políticos elegidos democráticamente en Artsaj, que según Freedom House tenía una calificación de democracia realmente buena en esta región, tenía una calificación de libertad realmente buena, mucho mejor que Azerbaiyán. De todos modos, la diferencia fue enorme. Se trata principalmente de democracia, pero también del derecho a la autodeterminación, descolonización y todas esas cosas. Necesitamos cambiar los términos y hacer que Azerbaiyán comprenda que son rehenes, prisioneros, no prisioneros legales. Y de hecho, ni siquiera se les acusa de ningún delito real. Se les acusa de buscar la autodeterminación. ¿Eso es un crimen? Todo esto es un castigo por el hecho de que los armenios quieren soberanía.

- Las autoridades de Azerbaiyán continúan con la destrucción y el vandalismo del patrimonio histórico armenio de Nagorno Karabaj. Los soldados azerbaiyanos profanan y destruyen monumentos históricos y culturales armenios e incluso tumbas armenias. La última manifestación de vandalismo fue la destrucción del edificio de la Asamblea Nacional de Nagorno Karabaj. Dra. Eliza, ¿qué medidas debería tomar la comunidad internacional para poner fin a estas atrocidades y vandalismo en Azerbaiyán, porque, como podemos ver, se trata de un genocidio cultural?

- Sí, claro, así sin más. Y creo que la comunidad internacional utiliza el término limpieza étnica y funciona hasta cierto punto porque esa es la descripción del proceso. Sin embargo, la limpieza étnica es sólo una forma de genocidio. Utilicemos el término genocidio e implementemos la Convención para la Prevención del Genocidio. Una de las mejores evidencias de genocidio es este tipo de destrucción cultural, que a menudo se llama genocidio cultural, pero es simplemente genocidio porque muestra que el perpetrador no solo estaba interesado en expulsar a la gente de un área determinada. La gente se ha ido, ¿por qué ahora están destruyendo esos edificios simbólicos, las iglesias, el parlamento nacional? Esta es una forma de privar a Artsaj de su poder, lo que simplemente destruye la idea de Artsaj. Toda esta violencia es inimaginablemente parecida a un genocidio. Mencionaste los cementerios. Este es uno de los actos de genocidio más brutales, porque su propósito es borrar la presencia histórica y destruir la memoria y el linaje. Es un crimen terrible y monstruoso. Y el mundo debería llamarlo genocidio. Creo que la Corte Penal Internacional puede intervenir. Son tiempos difíciles para Armenia, pero cualquier tercer país podría haber llevado a Azerbaiyán ante la Corte Internacional de Justicia. Qusiera ver eso. Es necesario hacer algo serio para detener a Azerbaiyán, porque, permítanme decirlo, tampoco redunda en interés del pueblo azerbaiyano. Aliyev realmente confía en este odio armenio y en estas constantes victorias sobre Armenia para fortalecer sus propias posiciones y su poder en Azerbaiyán. Entonces esta es simplemente una situación terrible. Creo que Armenia está haciendo todo lo posible para luchar contra ello. Sin embargo, creo que el mundo occidental debería entender que dictadores como Aliyev, que están cometiendo genocidio, no se detendrán hasta que alguien los detenga.

- Teniendo en cuenta el hecho de que los genocidios son generalmente llevados a cabo por los Estados y sus líderes, y el principio imperativo de que no se permite la injerencia en los asuntos internos de los Estados, ¿cómo se pueden prevenir o perseguir los genocidios? ¿Y qué herramientas tenemos en este caso?

- Creo que aquí juega un papel la responsabilidad de proteger. Si Azerbaiyán supone que el pueblo de Artsaj de alguna manera se ha convertido en parte de Azerbaiyán, si así lo dan a entender, entonces han cometido un acto terrible y todavía están haciendo un trabajo terrible al "proteger" a sus propios ciudadanos de esa manera. Es la responsabilidad de proteger a las fuerzas extranjeras, que entra en vigor cuando el Estado lo muestra muy claramente. Vivimos tiempos muy difíciles a nivel internacional. El mundo está cambiando muy rápido, pero realmente creo que deberíamos seguir usando ese lenguaje. Y el gobierno de Azerbaiyán no sirve bien a sus ciudadanos. Por tanto, sería útil señalar la situación de los derechos humanos en Azerbaiyán, que no es muy buena. El problema de Occidente es que existe una conspiración de silencio en torno a Azerbaiyán. No hablan abiertamente de Azerbaiyán. Si hubiera un líder en cualquier otro país de menor importancia estratégica para Occidente que dijera cosas como Aliyev o el parlamento de Azerbaiyán, por ejemplo, "los armenios son el cáncer de Europa", causaría indignación internacional en las noticias internacionales y en los círculos diplomáticos, pero, lamentablemente, Azerbaiyán parece tener un estatus especial. Creo que es hora de poner fin a esto, porque no habrá paz en esta región. La situación es extremadamente inestable porque Azerbaiyán se comporta así. Si toma las medidas necesarias, Aliyev comprenderá que le conviene cambiar su enfoque y llevar a cabo una política exterior diferente hacia Armenia, que se basará en el respeto a la soberanía, la igualdad, las fronteras, los derechos y el derecho a la autodeterminación del pueblo de Artsaj.








youtube

AIM banner Website Ad Banner.jpg (235 KB)

Todas las noticias    

Tomorrow  Mañana

Digital-Card---250x295.jpg (26 KB)

12.png (9 KB)

Acerca de

Dirección:Armenia, 0002, Ereván, 22 Saryan St., Armenpress
Teléfono:+374 11 539818
Correo electrónico:contact@armenpress.am